8 - marzo - 2019

Con tono electoral, un duro discurso de Ongarato

El intendente Sergio Ongarato, desde el Centro Cultural Melipal, abrió las sesiones del Concejo Deliberante de Esquel con un extenso texto que leyó, lleno de críticas a la oposición, y en tono de campaña, por sus pretensiones de reelección.

“Agradezco a todos los que trabajaron para permitir que entre todos, hayamos podido hacer lo que hay que hacer; que hayamos podido mejorar la calidad de vida de los vecinos”.
Citó la puesta en vigencia del plan de colocación de medidores de agua en la ciudad para evitar los derroches. “Debimos ocuparnos del tratamiento de los efluentes cloacales. Logramos que se licite el completamiento de los módulos de la planta de tratamiento. Ya establecimos la ubicación de la nueva planta y comenzamos a gestionar la obra”.
Indicó que se obtuvo el compromiso de Provincia para ampliar el Hospital Zonal. Recordó que es un reclamo de hace muchos años, y destacó obras nacionales como la repavimentación de la Ruta 40, la ampliación del gasoducto, la terminal de pasajeros del aeropuerto y los pluviales de Esquel, que ya están en obra o se terminaron.
“Falta mucho por hacer. En tiempos electorales aparecen en fotos con gremialistas los que hablan de la dignidad del trabajador. Son los mismos que han privatizado y vuelto a estatizar, que han renegociado el petróleo y perdido el autoabastecimiento de gas, que nos han endeudado y declarado en default, que generaron más del 30% de pobres y nos trajeron de vuelta a la inflación”, afirmó.
Ongarato manifestó que “seguramente mal asesorado, el gobernador (Mariano Arcioni) dijo que el impuesto a los Ingresos Brutos de Esquel es el más alto de la provincia. No es así: se mantiene en el mismo valor de siempre, igual que la mayoría de las ciudades. Si bajamos Ingresos Brutos pondríamos a la Municipalidad en la misma situación de la Provincia: atraso de pago de sueldos, crisis en los servicios y obras y no pago a proveedores”.
Pidió a los concejales le ayuden a reiterar el reclamo por obras para la ciudad. “Desde 1995 no se habían hecho inversiones en el Centro Comercial, y gestionamos los fondos para hacer esta obra, y no los podemos gastar en otra cosa, porque sería un delito. De todos modos –añadió-, para comparar, la inversión en obras en los barrios será de 21 millones para pavimento”.
En otra parte del largo discurso de una hora, Ongarato indirectamente aludió al precandidato a intendente de Chubut al Frente, Crhistian Pasquini. “Es muy fácil prometer 100 cuadras de pavimento por año. Pero si supieran de obra y de finanzas municipales, se darían cuenta que no se puede cumplir”.
Sostuvo que el objetivo es lograr que los vecinos se sienten a conversar en los espacios de uso público, tomarse fotos, tocar la guitarra o el acordeón, o simplemente disfrutar de un bocado sentados en la vía pública. “Esta es la verdadera apropiación del espacio público que impulsamos. Para otros, apropiarse del espacio público es el corte de calle sin aviso, el humo tóxico de las cubiertas quemándose, el impedir que se pueda brindar un servicio público, que quienes quieran trabajar no lo puedan hacer libremente”.
“Sabemos de qué se trata, lo hemos sufrido los funcionarios, empleados y vecinos. Lo han hecho el SOEME, otros gremios y agrupaciones espontáneas. Son las cosas que debemos continuar cambiando en nuestra sociedad: que nos podamos manifestar sin vulnerar los derechos de los demás”.
Tras el discurso, el secretario general del Sindicato de Obreros y Empleados Municipales de Esquel, Antonio Osorio, deslizó que “pensé que al ser el último año de su mandato, iba a tener otro tipo de discurso, más conciliador y reflexivo, a la altura de la función que ostenta, y porque la comunidad necesita otro mensaje”.
Analizó que “terminó chicaneando y fijando la posición de un grupo oligárquico que vive en Capital Federal, y que históricamente tiene esa postura centralista, poco democrática y poco republicana”.
Osorio consideró que si Ongarato habló de corrupción, les podría haber dedicado un párrafo al fiscal Carlos Stornelli y Marcelo D´Alessio. Le achacó el jefe comunal que observe una huelga de trabajadores como un crimen imperdonable.
El titular del SOEME advirtió que la quema de cubiertas a la que aludió el intendente la hicieron dos veces, ni siquiera en su gestión, y cuando les plantearon que dañaba el ambiente, dejaron la protesta. “Perdió la oportunidad de ser recordado como una persona democrática, republicana y razonable”, recalcó.
Acerca del tono del mensaje, el dirigente estimó que lo escribió el concejal Sergio Sepiurka, porque “fue muy al estilo de él; permanentemente provocador; no puede decir lo que hace sin desprestigiar o hablar mal de otras gestiones”.
Comentó que por haber hablado con el jefe comunal algunas veces, no le parece que tenga esa posición. Indicó que el discurso no tuvo nada que ver con la UCR, un partido respetable, y que fue al estilo PRO. “Que la gente piense antes de votar, porque necesitamos otra cosa; no ese tipo de discursos”.

Fuente: Diario Jornada.