20 - septiembre - 2019

Con perfiles falsos en las redes, extorsionaban y cobraban mediante Rapi Pago y Pago Fácil

Los acusan de hacer inteligencia virtual para obtener datos de sus víctimas, a las que amenazaban con revelar datos íntimos. Al grupo lo lideraba un preso desde la cárcel de la ruta 3. Una de las víctimas hasta intentó suicidarse. Cuatro personas quedaron presas y hay una mujer prófuga.

Se realizó en los tribunales de Trelew la audiencia de control de detención para una presunta banda de extorsionadores. La presidió el juez Marcelo Nieto Di Biase y el Ministerio Público Fiscal fue representado por la fiscal general jefe, Silvia Pereira, y el funcionario Rubén Kholer. Imputó por extorsión y asociación ilícita a siete personas, -cinco mujeres-, por haber participado en ocho hechos que fueron relatados.

Según lo presentado por la Fiscalía, “en abril de 2019, en Trelew, Rubén Antonio Valdéz, José Allegra, Micaela Perafán, María Avilés y más tarde en el tiempo Mariela Cristina Ríos, Celeste Garay y Jazmín Fernández acordaron asociarse con el fin de cometer delitos indeterminados, acuerdo que se mantuvo hasta el 17 de septiembre, momento en el que fueron detenidos”.

A partir de la fecha señalada “ la banda trazó e ideó una estructura útil y necesaria para desarrollar un plan criminal y llevaron adelante un número indeterminado de operaciones de inteligencia y en particular algunas de carácter psicológicas sobre varias personas que posteriormente eran extorsionadas o coaccionadas para que entreguen bienes personales efectivo al grupo”.

Según un parte de prensa de la Fiscalía, a través de Facebook y WhatsApp “generaban perfiles falsos y colectaban datos personales de las víctimas, su composición familiar, domicilios, bienes, antecedentes laborales”. Con estaa información “los hacían entrar en pánico amenazándolos con revelar a través de las mismas redes información personal embarazosa que se haría pública con tal de aterrorizar a las víctimas. El objetivo era mantener cautivas a las víctimas requiriendo en repetidas oportunidades dinero o bienes personales, en palabras de Valdéz: `Es mejor la plata que escracharlo`”.

La acusación sostiene que Valdéz “era el jefe de la organización, daba órdenes, impartía directivas, dirigía la organización, decidía el destino de los bienes obtenidos. Planeaba los hechos a cometer e instruía a cada uno sobre el rol que les correspondía. Mandaba sobre la captación de las víctimas, la recolección de datos personales, de familiares y los cobros”.

Valdéz diagramaba toda la estrategia: “Los horarios en que debía llamarse a las víctimas atendiendo los horarios en el resto de los familiares se encontraban en la vivienda. Nada se hacía sin su aprobación”, sostuvo la fiscal.

Por su parte, José Antonio Allegra Filosico se encargaba del cobro de las extorsiones en sucursales de Pago Fácil, Rapipago, encomienda por transporte o de forma personal citando a las víctimas en lugares que no podía ser captado. “Se encarga de guardar el dinero proveniente de cobros de extorsiones, que rendía en forma permanente a Valdéz. Las necesidades de la organización eran satisfechas con aquel dinero, siempre bajo la supervisión de Valdéz. Allegra como persona de máxima confianza del jefe conserva el dinero de aquel, armas de fuego y documentación personal”.

Por orden de Valdéz “se encarga de retirar recetas que envía Celeste Garay desde Puerto Madryn y comprar los fármacos recetados para posteriormente ingresarlos al Instituto Penitenciario y de idéntica forma retiraba encomiendas desde la terminal con fármacos”. Como el resto, “también se encarga de aportar información a Valdéz para perpetrar hechos delictivos, incluso acuerda con algunos integrantes de la organización trasladar elementos sustraídos en los hechos planificados”.

Micaela Perafán, como miembro de la asociación y, siempre a través de redes sociales, “captaba potenciales víctimas con perfiles falsos de redes sociales y obtenía a través de un ardid el número telefónico de las víctimas”. Mediante conversaciones digitales “obtenía información sensible de las mismas y familiares, tales como nombre de hijos, domicilio, automóviles”.

Para ampliar el espectro de extorsiones también se sumaron como miembros a la organización María Cristina Avilés (expareja de Valdéz), Mariela Ríos y Celeste Garay. “Las nombradas instruidas por Valdéz y, siempre actuando bajo esa supervisión captaron víctimas, en idéntica modalidad, intervinieron en los hechos, incluso en el caso de María Avilés y Mariela Ríos, intentaron robos en la modalidad conocida como viuda negra”.

“En uno de los casos más graves, el afectado amenazó con quitarse la vida y hasta inició trámites para sacar un crédito para cubrir lo solicitado”.

Imputaciones y solicitudes

Los hechos implican la imputación de Rubén Antonio Valdéz como jefe de asociación ilícita en concurso real con cinco hechos de chantaje en concurso real con tres hechos de chantaje en grado de tentativa.

A José Allegra Filósico, le imputan asociación ilícita en concurso real con cuatro hechos de chantaje; Micaela Parafán, asociación ilícita en concurso real con dos hechos de chantaje y un hecho de chantaje en grado de tentativa; María Avilés, asociación ilícita en concurso real con un hecho de chantaje; Mariela Ríos, asociación ilícita en concurso real con un hecho de chantaje en grado de tentativa; Celeste Garay, asociación ilícita con un hecho de chantaje y Jazmín Fernández miembro de asociación ilícita en concurso real con dos hechos de chantaje.

El Ministerio Público Fiscal solicitó la apertura de investigación y expuso sobre los argumentos de los riesgos procesales de fuga y entorpecimiento.

Habló sobre la probabilidad de autoría y pidió la prisión preventiva por el término de seis meses para los imputados, exceptuando Micaela Perafán que se encuentra cursando un embarazo y por quien se solicitó el arresto domiciliario.

El doctor Custodio Gómez tuvo a su cargo la defensa de cinco de las personas presentes en la audiencia, mientras Romina Rowlands ejerció la defensa de María Cristina Avilés. Ambos se opusieron a las prisiones preventivas y solicitaron la libertad de sus clientes o subsidiariamente medidas sustitutivas.

Medidas resueltas

El juez Di Biase dispuso la apertura de investigación de acuerdo a la calificación fiscal y determinó la prisión preventiva por seis meses para Rubén Antonio Valdéz, quien se encuentra alojado en el Instituto Provincial Penitenciario cumpliendo una condena por homicidio. José Antonio Allegra Filósico fue impuesto con veinte días de prisión al tenerse en cuenta que se deben llevar adelante diligencias consistentes en pericias y ruedas de reconocimiento.

Detalles

En tanto María Cristina Avilés y Mariela Ríos permanecerán en libertad pero deberán firmar el libro en oficina de ejecución penal todos los días de lunes a viernes.

Por otro lado Micaela Perafán deberá cumplir arresto domiciliario por seis meses, la misma medida se determinó para Celeste Garay quien habría participado en el hecho mas grave dado a conocer. La resolución se completa con el pedido de detención de Jazmín Fernández, de quien se verificó que hace días se encuentra ausente de su domicilio.

Fuente: Diario Jornada