15 - octubre - 2016

Con la defensa entre los dientes

Gimnasia sigue sumando en su maratón como local. Le sacó diferencias a un Quilmes que llegó desgastado y sobre la hora. Con la defensa como bandera, ahora espera esta noche a Argentino de Junín, en el “Socios Fundadores”.

Nunca perdonar. La teoría aplicó mejor que nunca en la victoria conseguida por Gimnasia y Esgrima en la Liga Nacional de Básquet. Fue 92-68 ante Quilmes de Mar del Plata quien debido a los problemas en el tráfico aéreo casi terminó llegando sobre la hora de juego, sin margen de recuperación.

Si bien esto obedeció a cuestiones ajenas, el episodio terminó mostrando las grandes brechas que separan a la LNB de cualquier otra competencia terrenal. Después de deambular largo rato en Aeroparque, el equipo marplatense llegó tres horas antes del juego y lo terminó pagando en cancha, más allá de los esfuerzos.

Gimnasia entendió que una defensa estratégica ejecutada en los momentos justos, le servía para acomodarse en el tanteador. Buenos números en general; un debut a tono del “Pitu” Rivero y un juego monitoreado casi por completo, pusieron al Verde ante un cuadro predecible. Igual no zafó de los errores en el primer cuarto, donde cierta efectividad tapó pérdidas excesivas y un flojo arranque en la inicial de Gonzalez Chávez. Quilmes advirtió la situación pero no le sacó rédito, ya que también incurrió en pases inciertos y en malas decisiones. Con la efectividad cerca del cesto, le alcanzó a Gimnasia para ejercer el control en el primer cuarto y gran parte del segundo. El “Cervecero” achicó distancia luego; logró ponerse a 4 (25-21) en su mejor tramo de aproximación pero el local, moviendo el banco, lo pudo neutralizar con el tiro sobre seguro de Shaw agregado y mucho brazo arriba.

Rivero y el propio Fernandez Chavez hicieron de la defensa un punto fuerte y temprano, lo definieron a partir de la frustración que esto provocó en la media cancha de Quilmes que no tuvo a Diego Cavaco por lesión y casi con un pie afuera, al canadiense Famutimi.

Por eso Gonzalo García rotó e hizo jugar. Con minutos para Amado, el cordobés Simondi y los juveniles Sosa y Himmel. El equipo nunca perdió la línea y por eso, los dos últimos parciales hasta pudieron terminarse antes de tiempo.

De este modo, Gimnasia dejó atrás el paso en falso que representó su derrota ante Ferro y hoy en el Socios Fundadores intentará prolongar la racha ante Argentino de Junín, el equipo que fue su verdugo del debut en esta Liga Nacional.

Fuente: Diario Jornada.