26 - julio - 2019

Con el overall puesto, el Rojo superó a Universidad Católica de Ecuador

En medio de una lluvia por momentos torrencial y un campo que drenó lo suficiente, Independiente se impuso 1-0 en el partido de ida por los octavos de final de la Copa Sudamericana que se jugó este jueves en Avellaneda y que marcó el debut del técnico Sebastián Becaccece. Pablo Hernández marcó el único gol a los 10 minutos del segundo tiempo.

El nuevo entrenador, que reemplazó a Ariel Holan, intentó brindarle al equipo un cambio de estilo no siendo tan vertical al atacar y, en defensa, dejando la marca más individual por una mayor contención en zona.

Lo que se notó desde el comienzo de las acciones, pese a la intensa lluvia que generó la aparición de algunos charcos por debajo del césped, fue que no impidió la intensidad del juego que siempre pretende practicar con sus equipos el ex ayudante de campo de Jorge Sampaoli en las selecciones de Chile y Argentina, tal como él lo vive del otro lado de la línea de cal.

Mientras que enfrente, el bravo conjunto ecuatoriano, que marcha segundo en la liga de su país, ofreció un dispositivo protagónico sin especular por su condición de visitante, por lo que el espectáculo se tornó interesante.

En ese desarrollo de ida y vuelta, con jugadas que merodearon ambos arcos, el Rojo resultó más punzante, contando con una jugada muy favorable para ponerse en ventaja, con tres remates consecutivos, que providencialmente no ingresaron el arco de la ‘U’ Católica en el primer tiempo.

Fue cuando Nicolás Domingo puso un pase entre líneas para la llegada por izquierda de Cecilio Domínguez, cuyo remate se estrelló en el travesaño y el propio delantero paraguayo tomó el rebote con otro tiro que esta vez desvió el arquero argentino Hernán Galíndez -ex Rosario Central- y por último llegó Francisco Pizzini pero a su disparo se interpuso Andrés López para aventar el peligro definitivamente (35 min).

Así los de Avellaneda se fueron al descanso ‘masticando bronca’ porque no pudieron quebrar el marcador cuando lo habían merecido por su mayor predominio.

Aunque la alegría de los ‘Diablos Rojos’ pronto explotó en el segundo período cuando Juan Sánchez Miño habilitó a Domínguez para que desbordara por izquierda y enviara un centro pasado para que conectara Hernández con un frentazo y el grito de gol fue como un ‘trueno’ en plena tormenta.

Ya sin tanta ansiedad, Independiente buscó el segundo gol que le permitiera ir con más tranquilidad la semana próxima a la altura de la ciudad de Quito (2.850 metros), que será un adversario más en la revancha.

En tanto que el ‘trencito azul’ poco hizo por revertir la historia, el dueño de casa contó con otros debuts oficiales en el tramo final con los ingresos del centrodelantero Cristian Chávez (ex Aldosivi y Brown de Adrogué) y el juvenil volante Lucas González (19 años).

La revancha de esta llave se jugará el próximo jueves 1 de agosto a las 21.30, en el estadio Atahualpa, en los 2.850 metros de altura de la ciudad de Quito.

Con posterioridad, el vencedor de la serie, con fecha a confirmar, se medirá con Independiente del Valle (Ecuador), ya clasificado para cuartos de final por haber superado en el global a Caracas, de Venezuela (2-0).

En el otro partido de octavos de final de la Copa Sudamericana jugado este jueves, Corinthians superó a Wanderers, de Uruguay, por 2 a 0, en el estadio Arena Corinthians, de San Pablo, con goles de Clayson (20m, PT) y Pedrinho (41m, ST). La revancha la jugarán también el próximo jueves a las 21.30 en Montevideo.

Fuente: Radio 3