5 - diciembre - 2019

Cima demostró su preocupación respecto al arancel al aluminio en Estados Unidos

Luego del anuncio del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, respecto a los aranceles que se impondrá a la importación de acero y aluminio argentino, desde la Cámara Industrial de Puerto Madryn (Cima) demostraron su preocupación por las consecuencias que podría traer para la ciudad.

“Para la economía de Estados Unidos, el acero representa el 0,6 y el aluminio el 2 por ciento, pero a partir de la importancia que tiene para nuestro país este nuevo arancelamiento, hacemos un llamado a todos los dirigentes provinciales y nacionales para acometer con este tema en todas las instancias que sean necesarias, particularmente desde Cancillería, Comercio Exterior, el Ministerio de Economía de la Nación”, indicó Ovidio Palacios, presidente de Cima.

ALTA ATENCION
En lo que hace al arancel propiamente dicho, el empresario madrynense explicó que “se estima que será, aproximadamente, de un 10 por ciento del valor de la exportación y si a esto le sumamos la falta de reintegros a las exportaciones, que en el año 2017 también caducaron, estamos en una situación a la que hay que prestarle alta atención”. A la hora de buscar los motivos de este arancel, Palacios explicó que “esto tiene que ver con conformar una economía cada vez más poderosa a nivel mundial por parte de Estados Unidos. Nosotros queremos manifestar la necesidad de actuar rápidamente y antes de que esto sea homologado y traiga consecuencias para nuestro país y nuestra ciudad”.

VENTA MAS ECONOMICA
Por su parte, Fernando Terraza, asesor en comercio exterior de Cima, explicó que están esperando los detalles de la aplicación, pero consideró que “el anuncio anticipado marca una línea, todavía no sabemos si para el caso del aluminio el arancelamiento será del 8,5 o del 10 por ciento. En este caso, los compradores exigen que ese arancel sea descontado de los productos de exportación, con lo cual ese arancel tendrá que ser descontado en el valor, con lo cual obligan a vender más barato, sino no hay posibilidad de que ingresen a Estados Unidos”.
De todas maneras, Terraza duda que haya un efecto contagio en otros países, ya que “los argumentos que plasmó el presidente de Estados Unidos son poco sólidos y los demás países no tienen ni la fuerza ni la idea, que en algún caso hasta puede considerarse absurda, que por la devaluación se vea perjudicado el comercio agropecuario de Estados Unidos”, finalizó.

FUENTE: DIARIO EL CHUBUT.