18 - septiembre - 2017

Científicos en alerta por 500 becarios que “quedarían afuera” del Conicet

La problemática viene arrastrándose desde hace más de un año, cuando científicos del Conicet, entre ellos del CCT Conicet-Cenpat de Puerto Madryn, se manifestaron frente al recorte en el ingreso de becarios a dicha institución.
Nuevamente, el reclamo volvió a tener lugar principalmente en la ciudad de Buenos Aires, donde los investigadores tomaron la sede del Conicet y permanecen allí, pidiendo una solución al ministro de Ciencia y Tecnología de la Nación, Lino Barañao, quien aseguró que “no habrá diálogo” en tales términos.
En el caso del Cenpat, desde la agrupación Científicos Autoconvocados del Centro Nacional Patagónico, el director del Instituto Patagónico de Ciencias Sociales y Humanas (IPCSH), Rolando González-José sostuvo, durante una asamblea y ante medios de prensa, que “En el Cenpat, y en todo el país, hay actividades y nuestra asamblea tenemos los mismos reclamos que tenemos en todo el país y es que se está incumpliendo con el compromiso firmado el 23 de diciembre que garantizaba iguales condiciones de trabajo a los 500 afectados de las que hubiesen tenido si entraban al CONICET».

Entre el cupo y el recorte

La principal investigadora del Instituto Patagónico para el Estudio de los Ecosistemas Continentales (IPEEC) de dicho Centro, Lina Videla, puso en relieve que “se necesitan recursos para investigar y esto es algo que tampoco está claro en estos acuerdos que quieren hacerse entre los afectados y las universidades”, al tiempo que agregó que “estamos hablando de 500 personas que no ingresaron a la carrera de investigador científico el año pasado, y este año se han postulando más de 2 mil personas y el Conicet definió un cupo de ingreso para el año 2018; por lo tanto, van a quedar más de 1.800 personas altamente capacitadas, que hicieron su carrera como becarios, bajo ciertas normas que fueron determinadas bajo el plan ‘Argentina 2020’, y eso tampoco se cumple”.
Sobre esto último, la científica del IPEEC remarcó que “no hay lugar para gente altamente capacitada, que le ha costado mucho esfuerzo y dinero al país, y que constituye una parte importantísima para el desarrollo del mismo”.

Ingresa menos del 40% recomendado

Por otra parte, desde el colectivo “Red Federal de Afectados por el Ajuste en el Conicet” y la agrupación “Científicos en en Lucha”, afirmaron, en respuesta a una nota del Ministerio de Ciencia y Técnica (MinCyT), que preside el doctor Lino Barañao, que la misma “continúa en una clara línea de falta de transparencia, incumplimiento de compromisos asumidos, unilateralismo y provocación; el encabezamiento acusa a los miembros de la comunidad científica que participaban del cuarto Plenario Nacional de Ciencia y Tecnología de haber infligido heridas a dos trabajadores del MinCyT durante el ingreso al edificio, en un claro intento de quebrar la solidaridad entre los trabajadores del sistema científico y tecnológico y de poner en contra de los afectados a la opinión pública”.
En esta línea, agregaron que “la medida de fuerza se lleva adelante de forma pacífica y no constituye de ninguna manera una amenaza a los trabajadores del ministerio que llevaron adelante sus actividades cotidianas; se trata de un evidente intento de ‘demonización’ de los 500 científicos que participaron de un concurso y que fueron doblemente recomendados para ingresar al CONICET, pero cuyo ingreso les fue negado debido al recorte presupuestario”.
Mediante distintos emisores, “el Gobierno ha sostenido que esta negativa no es novedosa, puesto que históricamente han existido investigadores doble recomendados que no han ingresado a la institución; si bien esta última afirmación es cierta, los números son elocuentes: mientras que hasta el año 2015 ingresaba más del 90 por ciento de los científicos doblemente recomendados, en el año 2016 este porcentaje cayó estrepitosamente a menos de un 40 por ciento; esta política de hechos consumados y de falta de respeto a las metas institucionales fue la que provocó el estallido del conflicto a fines del año pasado”, aseguraron.

Reivindicaciones “irrenunciables”

En este contexto, desde la agrupación de científicos recordaron que el pasado 23 de diciembre, “las mismas autoridades del MinCyT y representantes gremiales de científicos firmaron un Acta Acuerdo a través de la cual se comprometían, entre otras cosas, a garantizar la solución del conflicto de los 500 científicos expulsados, a través de su relocalización en organismos de ciencia y técnica, Universidades Nacionales y el mismo Conicet; de acuerdo a lo acordado, los científicos serían reubicados respetándose las mismas condiciones laborales y salariales que las de un investigador del Conicet” y añadieron que “a medida que se desarrollaban las Mesas Mixtas de Seguimiento estipuladas en el Acta Acuerdo, se hacía evidente que el ingreso de los científicos al Conicet no se produciría”.
A su vez, “los 500 aceptamos ceder este ingreso en tanto y en cuanto se cumpliera con lo estipulado respecto de las condiciones: que se respete nuestro lugar de trabajo, nuestras líneas de investigación, nuestra tarea, que se equiparen los salarios y que se nos garantice estabilidad laboral; poco a poco, fuimos cediendo algunos de estos ítems, entendiendo que la equiparación de salarios y la estabilidad eran dos reivindicaciones irrenunciables ya que todos nosotros tenemos familias que dependen también de nuestro sustento económico”, sostuvieron.

Podrían ser dados de baja “unilateralmente”

La última reunión mantenida con autoridades nacionales “duró 2 horas y media, llegamos a ella con la demanda de que se establezca algún tipo de reaseguro que nos permita tener estabilidad en los nuevos cargos docentes creados, luego de haber encarado una tarea titánica en post de conciliar los distintos marcos normativos de los actores involucrados (MinCyt, Ministerio de Educación, Universidades Nacionales, Organismos de Ciencia y Técnica) y colaborar con el programa propuesto por las autoridades al tiempo que buscamos garantizar lo acordado en términos de estabilidad y salario”, afirmaron, aunque también recalcaron que “no obstante, se nos informó que no sólo no se respetaría la estabilidad –compromiso asumido por las autoridades del MinCyT a través de la firma del Acta Acuerdo- sino que una cláusula del Programa mediante el cual se nos ubicaría en Universidades Nacionales postula la posibilidad de que los cargos se den de baja unilateralmente y sin derecho a reclamar en caso de existir contracciones presupuestarias”.

“Respondían con negativas”

“En otras palabras, nuestro futuro económico y el de nuestras familias dependen de la buena voluntad del Gobierno Nacional de entregar financiamiento a la educación en un marco de ajuste generalizado en todas las áreas de gestión estatal”, agregó el comunicado, en el que los científicos afirmaron que “esto resulta inaceptable y, por esta razón, intentamos otorgar alternativas a los funcionarios, proponiendo enmiendas mínimas al Programa y una reunión con los funcionarios de la Secretaría de Políticas Universitarias (SPU) dependiente del Ministerio de Educación, ya que ante la totalidad de las observaciones que realizábamos, los funcionarios sentados a la mesa, respondían con negativas con el argumento de que no eran de competencia del MinCyT”.
Ante ello, “sólo obtuvimos respuestas negativas, a pesar de haber propuesto un cuarto intermedio de 48 horas, e incluso, la posibilidad de un simple compromiso de reunión en una fecha previa al plazo fijado a las universidades nacionales para la firma de los contratos con la SPU”, que tendrá lugar este 30 de septiembre.
El comunicado del MinCyT afirma que “los nuevos cargos serán permanentes”, pero desde la agrupación de científicos autoconvocados sostuvieron que se trata de una “afirmación que se negaron explícitamente a darnos por escrito el día de hoy (por la fecha de la última reunión): las autoridades presentes se negaron a respaldar con un documento escrito lo que sostienen en relación a la estabilidad y adujeron que dicha garantía solo podía ser posible mediante la aceptación de las autoridades de la SPU”, expresaron.

“El ministerio provocó esta situación”

“Por tanto, o se trata de un comunicado que utiliza la mentira lisa, llana y grosera para dirigirse a la población, o el planteo de la imposibilidad de otorgar estabilidad que se planteó en la Mesa es una falacia y, por lo tanto, se forzó una respuesta con el objetivo de desprestigiarnos”, plantearon, concluyendo que “si hay un actor en este conflicto que ha actuado de manera unilateral, ha sido el MinCyT; las exigencias ‘escuchadas’ pero de ‘imposible resolución inmediata’ de las que da cuenta la nota fueron un compromiso firmado y público de realizar cambios menores en el programa propuesto por el propio ministerio; ese compromiso que nos fue negado en forma altanera y por momentos incluso amenazante es fundamental para no encontrarnos en seis meses con promesas nuevamente incumplidas; la cartera ha provocado esta situación de toma del edificio en la que ninguno de los científicos afectados ni la comunidad científica en general quiere encontrarse”, concluyó la misiva enviada al Ministerio por los profesionales del Conicet.