7 - diciembre - 2020

Chubut: Entre dudas y contradicciones, arranca la semana más importante del año

Se vienen días definitivos para Chubut. Deben tratarse Presupuesto, la norma impositiva y la zonificación minera. La política, en máxima tensión.

En medio de una fuerte tensión política el Gobierno llega a la semana más importante y compleja del año. Este jueves sería la última reunión de las sesiones ordinarias de la Legislatura provincial con una agenda apretadísima y caliente: Presupuesto provincial, la norma impositiva, y la zonificación minera, enumera El Chubut en su columna política De puño y letra.

Puede que si el clima apareciera muy caldeado o difuso por la habilitación de la minería en la meseta, haya que llamar a sesiones extraordinarias más allá del 10 de este mes, para cerrar el presupuesto y la ley que fija los impuestos para 2021.

Mientras, los gremios estatales están insistiendo con que se trate la Ley Tributaria Extraordinaria que cobra impuestos a la tierra. Lo que quieren los sindicatos estatales es que ese dinero producto de la actividad privada, se aplique al pago de los sueldos atrasados.

Como se sabe, el gobierno provincial pagó la semana pasada una masa salarial completa pero no fue el mismo mes de sueldo para todos los empleados. Se trató de las liquidaciones de septiembre para los rangos salariales tres y cuatro, y octubre para los rangos uno y dos más personal de Salud y Policía. Se adeuda octubre y noviembre a unos, y sólo noviembre a otros, más el medio aguinaldo del invierno, y pronto vencerá el segundo SAC. La deuda del aguinaldo es para todos. Durante dos meses seguidos se pagó una masa salarial completa, pero aplicada a distintas obligaciones. Por eso los gremios reclaman la urgente regularización.

El otro tema candente es por supuesto la zonificación minera. Las posturas están más o menos claras. El “masomenismo” es porque cuesta entender la posición del peronismo local respecto de un proyecto que cuenta con el apoyo del Gobierno nacional encabezado por Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner.

El justicialismo no dice que «no» a la minería. Sólo se lo dice a Arcioni y respecto de este proyecto en particular. El miércoles sesionará la Comisión de Recursos Naturales de la Legislatura, con la presidencia de Carlos Eliceche, uno de los diputados «escrachados» por antimineros furibundos el sábado en Puerto Madryn. Y el jueves, en teoría, se votaría la zonificación minera.

En estas horas el “poroteo” es intenso y se sabe que al menos dos de los legisladores del PJ desoirían el mandato partidario del “No”, o el “sigamos conversando» encabezado por el antiminero reciclado y actual presidente del PJ Carlos Linares, quien hace apenas dos años y diez meses apoyaba el desarrollo de la minería en la meseta, y eso que el presidente era Mauricio Macri. “Nosotros vamos a apoyar y vamos a desoír al partido, porque están equivocados”, dijo uno de ellos. Pero todo puede pasar.

Si el comunicado del PJ pidiendo mayor debate es difícil de digerir para el gobierno local, desde lo político, más incomprensible resulta aún ver a cristinistas y kirchneristas destacados, sumados a las movilizaciones facciosas y “escrachadoras”, que el sábado pusieron en marcha métodos de patota para perseguir al vicegobernador Ricardo Sastre y a los legisladores Carlos Eliceche y Mariela Williams en sus domicilios.

Como se sabe, los movimientos antimineros tienen un cierto componente político. Lo que sorprende es ver allí a personas de Unidos y Organizados, por ejemplo, o a kirchneristas locales. Cristina es pro minera.

Hace un año, cuando se votó en Mendoza una ley que permitía la minería en gran escala incluso utilizando cianuro y otras sustancias en “locaciones secas” que no tocasen el suelo, la flamante vicepresidenta de Alberto dio el visto bueno para que el peronismo mendocino acompañase al radical Rodolfo Suárez en aquella votación. Luego, producto de las movilizaciones que a punto estuvieron de derivar en un caos, peronistas y radicales cuyanos dieron marcha atrás.

Las contradicciones mineras-antimineras del mundo peronista chubutense sólo se entienden por los enconos y necesidades sectoriales y particulares de los dirigentes, y de los enfrentamientos con Arcioni.

Habrá que esperar al jueves mientras sigue la máquina de contar los votos de legisladores. En el oficialismo creen que hay por los menos 15 votos para aprobar la zonificación, contando algunos propios, y otros “prestados”. Pero nada está firme. Incluso entre los socios y ex socios internos de Chubut al Frente.

Los legisladores de Maderna votarían dos en contra y uno a favor. En el peronismo se especula con que aún sin el apoyo de los que responden a Juan Pablo Luque, el intendente de Comodoro, aportarían entre dos y tres votos al proyecto oficial.

Se cree que los legisladores de Ricardo Sastre apoyarían, pero una versión de último momento supedita ese voto a lo que haga el peronismo, partido al que Sastre acaba de regresar y con futuro político. Ahora, si Luque decidiera apoyar finalmente la zonificación, con las modificaciones que pidió incluso a funcionarios de Nación, el proyecto sería aprobado.

Sí, los legisladores y la política deberían tomar nota de lo ocurrido en otras provincias, como en Mendoza el año pasado, y tomar previsiones especiales para que la Legislatura pueda sesionar en paz, y que el voto de los legisladores sea en libertad y sin presiones de ningún tipo.