2 - enero - 2019

Choques y patadas por un acosador y un “justiciero al volante”

El 23 de diciembre a las 7:30 horas sobre calle Enflein, entre Quaglia y Villegas, pleno centro de Bariloche, un grupo de personas mantuvo un discusión que detonó en golpes, patadas, gritos, empujones, atropellados, desmayos, convulsionados, heridos, vidrios rotos y un choque brutal adrede que dejó dos autos destrozados casi por completo. Digno de un guión de filme clase B. Pero ocurrió en la cordillera que hoy mantiene una ocupación hotelera del 80%.

Según destacó Diario Clarín, las imágenes del caos quedaron registradas por la cámara de otro automovilista que tuvo la rara templanza de conservar el pulso y por la cámara remota de la Estación Terrena 91.3 Mhz que registró los hechos desde un ángulo opuesto.

La policía de Río Negro no ofreció todavía información oficial de los altercados ocurridos hace 9 días, pero mientras tanto trascendió que el joven conductor de un Surán Volkswagen mantuvo una fuerte discusión con un grupo de chicas que iban caminando, luego de que este intentó manosear y llegó a golpear a dos de ellas.

Las jóvenes, acompañadas de un amigo, le respondieron gritándole desde ambos lados del vehículo y forcejearon para sacarlo a través de una ventanilla, hasta el joven aceleró con el propósito de huir del lugar sin importarte si había más peatones cruzando u otros vehículos junto a él. En su desesperada fuga atropelló a un chico al que levantó del suelo e impactó contra un Peugeot que estaba en doble fila.

Todo este descomunal proceso fue observado por el conductor de un Fiat Duna blanco que iba avanzando lentamente junto a las personas enredadas en la violenta discusión. Cuando entendió que el joven pretendía escaparse arrancó marcha atrás a toda velocidad hasta impactar contra el frente el Surán. Después de detenerlo, el Duna acelera nuevamente y sale despedido hacia adelante con destino desconocido.

A consecuencia del impacto, el joven del vehículo en fuga se desmayó y entró en convulsiones. Personal sanitario lo trasladó de inmediato hasta el Hospital Regional de la ciudad. Las fotografías publicadas por los vecinos en las redes son inapelables. El Duma perdió toda la parte trasera y el Surán quedó inutilizado.

En Facebook ya hay cuentas que llaman a hacer una “colecta para ayudar al del Duna” porque lo consideran un verdadero justiciero anónimo. Un rumor en la localidad indica que el seguro no aceptó pagarle al conductor del Duna porque se trata de una acción intencional.

Fuente: ADN Sur