11 - septiembre - 2017

Caso Maldonado: Se esperan nuevos rastrillajes en el río y resultados de ADN sobre material secuestrado a Gendarmería

El juez federal de Esquel, Guido Otranto, que investiga la desaparición de Santiago Maldonado, afirmó que este lunes continuarán los rastrillajes en la zona del río Chubut en busca del joven y consideró «esencial» para la causa las pruebas de ADN que estarían esta semana sobre muestras obtenidas en vehículos de Gendarmería usados en el operativo del pasado 1 de agosto

«Yo insisto, es esencial tener el resultado de las pruebas de ADN para ver en qué situación están los gendarmes» que intervinieron en el desalojo de un corte de ruta que llevaron a cabo manifestantes mapuches el pasado 1 de agosto, cuando desapareció el joven artesano, sostuvo hoy Otranto, en referencia a una eventual responsabilidad de los efectivos en la desaparición del joven artesano y tatuador.
En declaraciones a la prensa a la salida de su juzgado en Esquel, el magistrado estimó que esta semana «deberían estar» esos resultados de material biológico «que se encontró en cada vehículo y en la vivienda donde vivía Santiago Maldonado y la ropa que nos aportaron que sería de él», dijo.

Consultado sobre si las camionetas de Gendarmería fueron lavadas, consideró que «no» porque «hay un montón» de muestras biológicas que fueron recogidas en los rodados de la fuerza.
«La complejidad del peritaje justamente tiene que ver con la cantidad de muestras biológicas que se tuvieron que analizar», precisó.
«Necesitamos la prueba de ADN para ver en qué situación declaran» los gendarmes, explicó el juez, pero aclaró que «las pruebas de ADN no son siempre concluyentes», por lo que un resultado negativo no desligaría a la Gendarmería de la causa, aclaró.
Respecto de las tareas que se retomarán mañana, precisó que están analizando «la necesidad de reforzar el personal que va a participar de rastrillajes», y destacó que la búsqueda en el río Chubut se realizará «hasta que el personal de Prefectura disponga que ya no es más razonable seguir buscando».
Por otra parte, precisó que hoy se reunió con un funcionario nacional que le acercó «unas actuaciones internas de Gendarmería» realizadas tras el cuestionado operativo del 1 de agosto.
«El secretario de cooperación con los poderes judiciales trajo unas actuaciones internas de Gendarmería que consideran que son de relevancia para la acción de habeas corpus que mañana se van a poner en consideración de las partes», señaló.
En ese sentido, explicó que se trata de declaraciones de «todos los gendarmes que participaron en el operativo, los testimonios que prestaron en el sumario administrativo interno que se realizó en Gendarmería por esta situación», y aclaró: «Se pone a disposición de las partes y después veremos qué medidas se toman».
Para Otranto, más allá de los resultados de ADN «hay que seguir con las declaraciones testimoniales (de personas) que vieron el momento en que a Santiago Maldonado lo habrían cargado a una camioneta y después ver las actuaciones que presentó el Ministerio de Seguridad para ver qué relato hicieron los gendarmes y ver si de ahí surge algún elemento como para convocarlos y en qué calidad». Además, indicó que los jefes de la Gendarmería «declararon en la causa del corte de rutas como es de rutina en ese tipo de procedimiento», pero no aún en la causa por la desaparición de Maldonado.
Consultado sobre si faltan elementos para configurar lo que la familia de Maldonado denomina una desaparición forzada, respondió: «Falta que vengan todos los testigos presenciales que habrían visto el momento de la captura, y en particular todos los que estaban participando de la huida» hacia el campo ocupado por un grupo mapuche, tras la represión en la ruta.
La investigación busca reconstruir a través de pruebas ciertas lo que pasó el 1 de agosto sobre la ruta 40, en Esquel, cuando la Gendarmería intentó desalojar una protesta.
Se busca que los efectivos expliquen cada una de sus posiciones durante el ingreso de la fuerza a la comunidad de lof Cushamen y detallen cómo se movieron a la vera del río Chubut, hacia donde los mapuches huyeron cuando avanzó la Gendarmería.