13 - julio - 2017

Camarones vive el boom del langostino pero también padece consecuencias

En dos meses ya capturaron la mitad de toneladas de langostinos que en toda la temporada pasada. No queda lugar para alquilar en la localidad. Hay un impacto ambiental difícil de controlar.

Pidieron duplicar la cantidad de policías. Esta semana hubo un golpe comando en la estación de servicio y se llevaron medio millón de pesos.

Los 1.100 habitantes estables de Camarones viven las contradicciones propias de un impacto productivo que acarrea beneficios, pero también problemas. El boom del langostino es muy fuerte y cambió el movimiento habitual de la localidad. Según dijeron a EL CHUBUT algunos vecinos, hay aumentos de precios y preocupación por la inseguridad, sobre todo después del asalto tipo comando de esta semana, cuando los ladrones se llevaron medio millón de pesos de la estación de servicio, en cuya caja fuerte se cree que había incluso dinero pertenciente a un pescador. Desde el Municipio realizan gestiones para ordenar la situación. «Si lo comparamos con el año pasado, en poco más de dos meses que lleva la temporada ya han sacado el 50% de lo que sacaron en toda la temporada pasada. Así que parece que va a ser una temporada muy superior», sintetizó el secretario de Gobierno de Camarones, Hugo Valle, ayer en diálogo con FM EL CHUBUT. Repasó el mismo funcionario que en la presente temporada ya bajaron más de 400 mil cajones de langostinos con cerca de 20 kilos cada uno, mientras que «en 2016 sacaron sacaron 900 mil cajones».

A PLENO
No queda en Camarones disponibilidad de alquiler a raíz del tremendo boom langostinero. «Las casas que se alquilan, el hotel y los negocios notan un movimiento mucho más grande», dijo el secretario de Gobierno. Y agregó que «hay mucha gente de afuera, gente que viene a vivir en un trailer porque viene con su familia a esperar, porque trabaja en los barcos». De todos modos, aclaró el funcionario que no se han visto afectados en la prestación de servicios básicos y que «es como estar en verano con mucho turismo». Y subrayó también que aunque el Municipio no recauda mucho por todo esto, «lo bueno es que hay mucha mano de obra, que está todo el pueblo trabajando».

PROBLEMA AMBIENTAL
Pero aunque la excepcional temporada del langostino es generadora de trabajo en Camarones, también acarrea inconvenientes. «Lo que pasa es que el puerto es provincial, sobre eso no se puede hacer mucho; pero sí estamos buscando otras cuestiones porque tenemos ordenanzas que nos permiten cobrar por lo menos cuando hay alguna infracción, sobre todo respecto al código alimentario y a la ley de tránsito», planteó Valle en FM EL CHUBUT. Entre esas infracciones advierten algunas que tienen que ver con el impacto en el ambiente, porque «los camiones salen y vuelcan líquido de carga en el asfalto, y eso está reglamentado acá que no se puede hacer. Incluso figura claramente en la Ley de Tránsito Nacional», dijo el funcionario municipal. «Eso tendría que salir del puerto con el camión en condiciones, no tendríamos que estar nosotros en el medio de la ruta viendo cómo sale», lamentó Valle.

MAS POLICIAS
Desde el Municipio de Camarones se hicieron las gestiones para contar con mayor presencia policial permanente, debido a la gran cantidad de personas vinculadas a la pesca que implican un impacto fuerte en esa localidad.
«La intendenta (Claudia Loyola) se ha encargado de hacer el contacto con el Ministerio de Seguridad, para ver la posibilidad de agregar efectivos para que haya un poco más de controles. Pero eso empieza recién ahora. Así que todavía no hemos recibido nada», informó el secretario de Gobierno.
Y en el caso puntual del asalto tipo comando registrado en la estación de servicio, sostuvo que «no lo asocio con la pesca, lo asocio más que nada con que fue un fin de semana con mucha gente de afuera, porque hubo carrera de caballos. Y por ahí gente que se dedica a eso sabe que se junta dinero y por ahí algo planificado parece. Pero lo dirá