28 - noviembre - 2018

Buscan declarar de interés el montaje de una biorefinería en la cuidad

En su momento el trámite estuvo a cargo de la senadora Nancy González, quien logró que la Cámara Alta lo declare de interés, esto en el año anterior, y ahora el diputado Gustavo Menna busca lograr que el mismo sea declarado de interés en la Cámara Baja.

La Cámara de Industria, Comercio, Producción y Turismo de la ciudad hizo conocer su apoyo al trámite que se inicia en la mencionada Cámara, aunque destaca que al proyecto se le hicieron agregados, como el de un predio de 200 hectáreas para el montaje de laboratorios, plantas experimentales y unidades de cultivo.
En principio el expediente pasó por el Senado, conocido como “proyecto de declaración declarando de interés la instalación de una planta de biorefinería de microalgas para la captación de gases en la ciudad de Puerto Madryn, Chubut”, que ahora tomó el diputado Nacional Gustavo Menna en la Cámara Baja para dar continuidad al proyecto y según se menciona, se busca “instar a todos los niveles del Estado a trabajar de modo integral conjuntamente con el sector privado”.

VALOR AGREGADO
Según la información, se trata de instalar la biorefinería “a partir de biomasa de microalgas, como una nueva incorporación de valor agregado al tratamiento de efluentes cloacales que se lleva adelante en la ciudad a partir de una iniciativa surgida a comienzos de la década pasada”, y vale mencionar que el legislador chubutense cuenta con el acompañamiento de los Diputados Brenda Austin (UCR-Córdoba), Alejandro Echegaray (UCR- Buenos Aires), Luís Pastori (UCR- Misiones), Mario Arce (UCR- Formosa), Albor Cantard (UCR- Santa Fe) y Antonio Carambia (PRO- Santa Cruz).
La propuesta de declarar de interés legislativo al Proyecto Biorefinería de Puerto Madryn para la captación de gases de efecto invernadero (GEI), cuyo objetivo consiste en crear un Parque Científico-Tecnológico, que en una superficie de 200 hectáreas y con la construcción de laboratorios de investigación, plantas experimentales, unidades de cultivo (inoculación, crecimiento y cultivo), y unidades de producción (cosechando y producción), permita desarrollar productos a partir de la utilización dela biomasa de microalgas, como una nueva incorporación de valor agregado al tratamiento de efluentes cloacales de la ciudad” indica el texto.
El proyecto presentado por Menna deja en claro que el mismo “ha sido declarado de Interés por el Honorable Senado de la Nación con fecha 31 de mayo de 2017, a instancias de la legisladora chubutense Nancy González (PJ) y por la legisladora de la provincia de Chubut en una Resolución adoptada el 7 de septiembre de 2017” en una iniciativa de la Diputada Justicialista Alejandra Marcilla.

PROYECTO DE ARRANZ
Se recuerda en la iniciativa que el autor del proyecto es Raúl Arranz, quien en 1982 participó del equipo que redactó la Ordenanza 45 que incluía “el uso ulterior de líquidos cloacales tratados” en la concesión de los servicios públicos y años después, en el año 2003 en que era Secretario de Ecología del municipio presentó el proyecto  de reuso de efluentes cloacales en la que se incluía la biorefinería, a partir de estudios realizados en el año 1998.
Menna destaca en la presentación que “las biorefinerías, con un desarrollo análogo a las refinerías convencionales, son estructuras industriales que integran procesos de conversión de la biomasa a múltiples bioproductos como combustibles, energéticos y compuestos químicos de alto valor añadido (química fina y precursores para áreas de alimentos, fármacos, medicina)”.

MADRYN HA SIDO PIONERA
Resalta el legislador chubutense que “Puerto Madryn ha sido pionera en el país y la región en el tratamiento de sus residuos cloacales, transformándolos en agua de reuso al darle un empleo ulterior a la totalidad de sus efluentes. El agua resultante ha sido aprovechada para riego de especies forestales, forrajeras, cereales y aceites”.
También destaca la construcción de lo que se denomina “cota 130” en la zona norte “inversión financiada por organismos estatales nacionales y empresas locales preocupadas por la sustentabilidad ambiental”.
Menna además menciona que esto “se convirtió en política pública” con convenios con Conicet y universidades públicas que posibilita el control permanente de la calidad de agua y sus posibles usos, “la ubicación de la planta biológica de tratamiento a escasos metros de una fuente de generación de energía por combustión de gas natural en la planta de aluminio de Aluar, ha dado una oportunidad única en el mundo de contar con una producción natural de microalgas y un generador de dióxido de carbono (CO2) en el mismo espacio de territorio”.
Por último, el legislador resalta que “la ciudad ya ha transformado un residuo en un producto con valor agregado” a la vez que el sector industrial ha trabajado para mitigar los impactos de la producción sobre el efecto invernadero, “el desarrollo alcanzado por la Planta de Tratamiento Norte sumado a las reservas de tierras públicas entre ella y las usinas de ciclo combinado, permiten planificar un polo científico tecnológico asociado a la producción de biomasa a partir de los efluentes cloacales”.

Fuente: El Chubut