1 - agosto - 2019

Boca eliminó a Paranaense y va contra Liga de Quito en cuartos

Le volvió a ganar al equipo brasileño por 2 a 0 (3-0 global) y clasificó a la siguiente instnacia de la Copa Libertadores. Wanchope Ábila y Salvio, que marcó su primer tanto en el Xeneize, fueron los goleadores. Fue el último partido de Nández que parte al Cagliari.

Boca terminó redondeando la mejor actuación en lo que va de esta Copa Libertadores con energía e intensidad, merced al despliegue de Nahitán Nández, que se despidió con lágrimas en los ojos de Boca, para incorporarse al Cagliari italiano, y el juvenil pampeano Nicolás Capaldo.

De cualquier manera el local pasó un par de zozobras cuando Rony encaró en velocidad a la última línea de los boquenses, aunque fue cortado con falta en el acceso a la medialuna.

Y también los futbolistas «xeneizes» del medio hacia atrás lucieron algo nerviosos en ese arranque de partido, a tal punto que a los 18 minutos ya tenía a tres amonestados: Nández, que se despidió después de ganar con la camiseta de Boca la Superliga 2017-2018 y la Supercopa Argentina, el chico Marcelo Weigandt y el retornado capitán Carlos Izquierdoz, que respecto del encuentro de ida que Boca ganó 1 a 0 en Curitiba, fue el único cambio al volver de la suspensión en lugar de Paolo Goltz.

Por todo eso fue Boca de menor a mayor en el encuentro hasta redondear una buena actuación, ya que a medida que pudo marcar el ritmo de juego fue creciendo ofensivamente y generando cada vez más riesgo en torno al arco defendido por Santos.

Lo que sí le faltaba a Boca era la pausa, esa que hoy podía darle, y en verdad más necesitaba, el cordobés Emanuel Reynoso, pero Gustavo Alfaro siguió apostando por Alexis MacAllister, aunque en esta oportunidad jugó demasiado tiempo tirado sobre la raya izquierda, y allí no pesó tanto en el armado del juego como si lo hizo en la ida con golazo incluido.

De hecho Reynoso entró ya en tiempo de descuento y solamente para que aplaudieran al goleador Ramón Ábila (anotó la apertura del marcador a los 12 minutos del segundo período), que volvió a convertir en anotador de Boca a un delantero después de seis encuentros, ya que el último había sido Carlos Tevez, justamente frente a Athlético Paranaense en la fase de grupos.

Claro que en ese tiempo de descuento MacAllister pudo hacer gala de su buena pegada y su claridad para conectar con un cambio de frente a otro recién llegado como Eduardo Salvio, que apenas con un cuarto de hora en cancha volvió a mostrarse filoso como en su debut ante Huracán y con un enganche hacia dentro selló el 2-0 final.

Y en ese tiempo de «sobra» (hubo cuatro minutos de descuento) también hubo espacio para un par de minutos del venezolano Jan Hurtado, pero no así para Carlos Tevez, que quedó completamente relegado para este partido entre los suplentes.

Ahora Boca tendrá un par de semanas por delante para dedicarse a la Superliga, en la que el próximo domingo enfrentará a Patronato, en Paraná, e ir preparando los cruces de cuartos de final ante Liga Deportiva Universitaria, de Quito, con la problemática extra que supone jugar en los 2.850 metros de altitud de la capital ecuatoriana.

Los quiteños eliminaron anoche a Olimpia, en Paraguay, y se armaron como para volver por sus fueros en el terreno internacional como en los buenos viejos tiempos de Edgardo Bauza como entrenador. Hoy por hoy la única presencia argentina en el plantel es la del arquero y capitán, ex Independiente de Avellaneda, Adrián Gabbarini.

Y después, si River puede con el paraguayo que sí continúa en carrera, Cerro Porteño, que hoy eliminó a San Lorenzo, otra vez a palpitar un superclásico decisivo, aunque en esta ocasión un escalón por debajo de la edición anterior de Libertadores: en semifinales.

La nota llamativa de la noche la dio Mauro Zárate al finalizar el primer tiempo, cuando antes de perderse por las escaleras del túnel hacia los vestuarios (tampoco hubo manga para el árbitro chileno, Julio Bascuñán) se despojó de la camiseta y se la entregó al brasileño Marcelo Cirino, con el que compartió equipo en el Al Nasr, de los Emiratos Árabes Unidos, en 2017.

Pavón se puede ir a préstamo y Benedetto rescindirá contrato el viernes

Cristian Pavón podría irse a préstamo en las próximas horas a Los Ángeles Galaxy, de la MLS estadounidense, «o a un club europeo», según indicó una alta fuente boquense, quien además adelantó que Darío Benedetto, presente en la Bombonera para presenciar el encuentro ante Paranaense, estará rescindiendo su contrato el viernes para sumarse al Marsella.

Además de Benedetto, también asistió a la Bombonera una flamante contratación como el italiano Daniele De Rossi, pero no lo hizo Pavón, cuya partida hacia Estados Unidos o Europa es inminente.

«Si bien bajó su rendimiento, Pavón es recuperable, y por eso, antes de malvenderlo trataremos de que se vaya a préstamo, a Los Ángeles Galaxy o a algún buen club de Europa», indicó una importante fuente «xeneize».

La idea en principio pasa, en el caso de los estadounidenses que dirige Guillermo Barros Schelotto, en que se vaya a préstamo con un cargo de 2.000.000 de dólares, más una opción de compra alta, superior a los 15.000.000.

Si esa operación llega a buen puerto «Kichan» podría estar viajando el mismo viernes rumbo a Los Ángeles, pero en caso que sea con un equipo europeo hay más tiempo, ya que el libro de pases en el Viejo Continente cierra el 31 de agosto.

También la fuente indicó que está «todo muy difícil para traer un nueve que reemplace a Benedetto», pero seguirán insistiendo por el francés André Gignac, de Tigres, que tiene una cláusula de rescisión de 30.000.000 de dólares y dos años más de contrato con el club de Monterrey, lo que complica de por sí la negociación, más allá de que al jugador le interese venir a Boca.

«Le quiero dedicar esta clasificación a Diego Maradona»

El entrenador de Boca, Gustavo Alfaro eligió dedicarle la clasificación a cuartos de final «a Diego Maradona, porque le envió un lindo mensaje al plantel antes del partido».

«Le quiero de dedicar este triunfo y esta clasificación a Diego Maradona, que nos envió un lindo mensaje antes del partido a la concentración, y le digo que lo esperamos por acá ya que esta es su casa», enfatizó Alfaro en el arranque mismo de la rueda de prensa.

«Nosotros nunca nos quedamos detenidos en pensar en la clasificación con el 1 a 0 y salimos a rematar el partido. Fuimos por eso, aunque recién lo pudimos concretar en el descuento. Por eso este partido lo jugamos con intensidad y agresividad, pensando siempre en conseguir la victoria como si fuera imprescindible para clasificarnos», manifestó posteriormente el técnico, ya metido en el análisis del encuentro.

Luego eligió analizar el proceso que llevó a Boca a esta clasificación copera. «Para encarar este semestre tuve 30 días para trabajar y eso es importante para que el equipo y el juego empiecen a aparecer, algo que no fue posible en el anterior. Ahora pretendemos insuflarle al grupo un ADN que es el que queremos para este plantel», describió.

«Parte de la idea es que no solamente corran los chicos que habitualmente lo hacen, sino también jugadores como Mauro Zárate o Alexis MacAllister, que ya entendieron que es lo que necesita el equipo», advirtió.

«Y eso fue muy bueno porque la verdad que esta fase me tenía muy preocupado, ya que enfrentábamos a un equipo con el que habíamos tenido problemas en la fase de grupos y ahora nos tocaba cruzarnos en una instancia que bien podría haber tenido standard de semifinal», analizó.

En cuanto a la partida del uruguayo Nahitán Nández, que se despidió de Boca para incorporarse al Cagliari, también Alfaro se expresó sin tapujos. «Me duele mucho que se vaya, porque le aportaba mucho al equipo».

Me dijo en la semana que le iba a costar mucho irse de Boca y yo le respondí que se fuera al Cagliari, pero que antes nos dejara en cuartos de final. Y cumplió. Igual no tengo dudas que va a volver, porque acá fue feliz. Y porque es un botija que nació con la camiseta auriazul pegada en la piel. Pero atrás viene un pibe que le sigue muy bien los pasos como Nicolás Capaldo», alertó.

«Y en cuanto al partido de cuartos con Liga de Quito, seguramente vamos a sentir afectadas las reservas aeróbicas y además te perjudica la velocidad de la pelota en los 2.850 metros de la capital de Ecuador. Pero eso será más adelante. Ahora debemos pensar en el partido del domingo en Paraná contra Patronato, por la Superliga, donde también debemos ganar», completó.

Fuente: Diario Jornada