26 - diciembre - 2019

Aumentan a un millón de pesos la recompensa por datos sobre el ginecólogo desaparecido

La familia del ginecólogo desaparecido en la localidad cordobesa de San Francisco aumentó este miércoles a un millón de pesos la recompensa para quien aporte datos sobre su paradero.

«La familia quiere saber y no va a parar hasta las últimas consecuencias de conocer la verdad», dijo a la emisora Cadena 3 Néstor, amigo y vocero de la familia.

La decisión de aumentar la recompensa a un millón de pesos -en principio se habían ofrecido cien mil pesos- se adoptó pese a que la fiscalía a cargo de la búsqueda se opone a la retribución por entender que entorpece la investigación.

El médico Daniel Casermeiro, de 61 años, es intensamente buscado desde el jueves pasado en la ciudad ubicada al este cordobés.

«Por datos certeros comunicarse únicamente al 3564668193», escribió la nuera del médico en Instagram.

Desde la fiscalía a cargo del fiscal Bernardo Alberione se opusieron desde un principio a la recompensa, por entender que entorpecería la investigación.

En tanto, un operativo de búsqueda con drones, helicóptero, perros y más de 40 agentes especializados, además de los policías de los pueblos aledaños, fue dispuesto para dar con el paradero del ginecólogo.

Minutos antes de las 10:00 del pasado jueves, Casermeiro se retiró de su consultorio en el Sanatorio Argentino de esa ciudad dejando pacientes en espera y se dirigió a un banco.

Se supo que el médico tenía previsto a reunirse con un ingeniero en un estudio del bulevar J.B. Justo, a las 16:10 del mismo jueves, pero una persona lo llamó antes y le pidió anticipar el encuentro a las 15:50, aunque Casermeiro nunca llegó.

Según las cámaras de seguridad del pueblo de Luxardo -a pocos kilómetros de San Francisco-, a las 14:30 el médico pasó por un comercio: paró el auto en la puerta, descendió y compró tres bebidas.

La última conexión por WhatsApp registrada en el teléfono del ginecólogo ocurrió a las 16:00 de ese mismo día.

El pasado domingo apareció el auto de Casermeiro, un BMW 220i, en un maizal ubicado al norte de San Francisco: el coche tenía las puertas cerradas con llaves, el tanque de nafta lleno y en el baúl había una suma cercana al millón de pesos en efectivo.

Según trascendió, el fiscal Alberione sigue la pista financiera para intentar determinar qué tipo de operaciones hizo el médico antes de desaparecer y si realizó alguna transferencia a alguien que se pueda identificar.

FUENTE: DIARIO JORNADA.