5 - septiembre - 2019

Argentina venció a Rusia y terminó primera en su grupo

El seleccionado de básquetbol masculino derrotó a Rusia por 69 a 61, en la ciudad china de Wuhan, y se quedó con el primer puesto del grupo B del Mundial, con 21 puntos de Campazzo, en partido por la tercera y última fecha de esta fase. El viernes enfrentará a Venezuela en octavos.

El base Facundo Campazzo (21 puntos, 7 asistencias y 6 rebotes) fue clave en el triunfo, acompañado por los internos Luis Scola (13 unidades y 9 recobres) y Marcos Delía (13 tantos y 5 rebotes), mientras que Rusia tuvo en el alero Andrey Zubkov (18 anotaciones) a su mejor hombre.

Con esta victoria, Argentina (3-0) pasó primera a la ronda siguiente y relegó a Rusia (2-1) al segundo lugar, donde compartirán zona con Polonia (1° del «A»), rival del domingo a las 9.30, y Venezuela (2° del «A»), del viernes a las 9.30.

Para esta ronda, el plantel nacional arrancará con una victoria -se computa la de este miércoles- y buscará el pasaje a los cuartos de final y a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, al que sólo irán los dos mejores seleccionados americanos de manera directa.

El inicio del partido mostró una ineficacia e irregularidad de ambos quintetos propia de la relevancia del mismo. Argentina padeció la falta de una defensa agresiva y su rival encontró la vía de anotación a través de la zona pintada (Nikita Kurbanov 4 puntos), con su diferencia de altura.

De hecho, el entrenador argentino dejó en cancha solamente al interno Marcos Delía y apostó por una doble base con Nicolás Laprovittola y Facundo Campazzo más un perímetro versátil con Máximo Fjellerup y Gabriel Deck aunque no detuvo el vendaval ruso, que cerró arriba por 17-12.

Luego del descanso, Argentina cambió completamente su cara, consiguió cortar los circuitos de juego (9 robos) -clave el tándem Laprovittola y Campazzo- y encontró transiciones rápidas de defensa a ataque y metió un pasaje aplastante de 15-0 (27-17) en sólo tres minutos.

La entrada de Andrey Zubkov (10 tantos), hombre de Zenit de San Petersburgo, le dio otra tonicidad a la ofensiva del conjunto europeo y recortó la ventaja adversa ante un quinteto nacional sobrecargado de faltas y que con seis minutos por delante entró en penalización. De esta manera, Argentina concluyó la etapa inicial con una luz de seis (36-30).

En el tercer período, la reaparición de Campazzo (9 puntos, cuatro rebotes y cuatro asistencias) en la base, sumado a la experiencia y al talento del veterano Scola junto con Delía abajo del aro, resultaron claves para llevárselo e ingresar 53-40 de cara a los 10 minutos finales.

Rusia plantó una defensa en zona en el inicio del último parcial y con este sistema anuló por completo a Argentina (3 pérdidas seguidas), que padeció la presión de todo el campo. Debido al arranque apabullante de los rusos, Hernández pidió minuto y remarcó los problemas propios al verse arriba solamente por 53-49 a falta de 7:24m.

La ausencia de buen funcionamiento colectivo derivó en la búsqueda de soluciones individuales por parte de los jugadores argentinos y allí encontró a Patricio Garino, que tomó dos rebotes ofensivos importantes en el final, y nuevamente a Campazzo -doble clave a 30s. y un robo- para festejar el primer lugar por un sufrido 69-61.

Fuente: Diario Jornada