19 - septiembre - 2019

Archie Phillips: “Lamento mucho la mierda que fui en ese momento”

Movilizaciones, bombos y pedidos de justicia fue el marco en el que declaró ante el tribunal de enjuiciamiento Archie Phillips. Dijo que con Evelyn eran “muy unidos”. Advirtió que el día del hecho “no sabe cómo llegó a la casa de su exnovia”. Apuntó que había consumido drogas. “Pido perdón”, dijo.

La sala de audiencias del 6º piso de tribunales estuvo colmada. Familiares, amigos, organizaciones de mujeres con fotos, carteles y pancartas no hacían más que pedir justicia por Evelyn Lehr. Murió de 30 puñaladas.

El imputado por el femicidio es su exnovio Archie Phillips. Ayer declaró. Le habló por 40 minutos al tribunal. Se refirió constantemente a su consumo de drogas. Decía a modo de ejemplo que cuando ingería alcohol, cocaína y marihuana “se le apagaba la tele” (refiriendo que su cabeza quedaba en blanco). Lloró y pidió perdón. “Lamento mucho la mierda que fui en ese momento. Si pudiera encontrarme con Eve le pediría perdón. Perdón a su mamá, a su papá, a su hermana. A mi familia por darme la vida. Nadie va a revivir a Eve, pero pido perdón”.

A las 10.22, en medio de sollozos por parte de la familia ante la irreparable pérdida y el desconsuelo por la atrocidad del hecho, ya que a Evelyn la mataron de 30 puñaladas en distintas partes de su cuerpo en el baño de su casa el 14 de junio de 2018, Archie Phillips su exnovio, imputado por el homicidio doblemente agravado por el vínculo, existiendo violencia de género (femicidio) declaró tal como estaba previsto. Lo había anunciado su defensora Romina Rowlands en la audiencia del martes.

Tomó asiento frente a los jueces César Zaratiegui, Mirta Moreno y Sergio Piñeda. Pidió en medio del relato un vaso de agua y se explayó por el término de 40 minutos. Admitió no saber cómo llegó el día del hecho a la casa de su exnovia y pidió perdón a toda cuanta persona se le vino a la cabeza.

“Me presento, soy Carlos Archie Phillips. Nací en Río Senguer. Me crié con mis tres hermanas, mi mamá y mi papá. A los 5 años se separaron y nos fuimos a vivir a Gaiman. Estudié, jugué futbol, básquet, me gusta la música. Al comenzar la secundaria, a los 12 o 13 años comencé a tomar alcohol y consumir drogas. A esa edad. A los 15 años conocí a Mariana Acuña, mamá de mi hijo. Ella es epiléptica, medicada de por vida, para mí esa medicación más el Clonazepán mezclado con alcohol era habitual”, remarcó al iniciar el relato.

Continuó: “A los 18 años fui papá. Nos vinimos a vivir a Trelew porque yo empecé a trabajar en metalúrgica. A los 20 años por consumo de drogas tuve un accidente. Terminamos la relación. Ella se fue a vivir a Viedma con mi hijo”.

“Música pesada”

Habló de su vida habitual. “Me metí más en la música pesada, instrumentos, bandas. Me gusta mucho viajar. Hablamos con Mariana que no estaba bien su relación de pareja Le propuse que la iba a ayudar. Siempre tuve muchos amigos y amigas: trans y lesbianas, también son personas. En una oportunidad me fui de viaje de mochilero con una amiga. Entre todo el grupo de amigos conocí a Lucía y por ella la conocí a Evelyn. Ella terminaba una relación con un muchacho de Rawson. En poco tiempo blanqueamos nuestro noviazgo. Decidimos viajar, fue muy lindo. Sentimientos recíiprocos. La idea de cuidar del otro, respetarnos, compartir momentos. Eramos muy unidos. Haciamos muchas cosas juntos. Trabajaba con metales. Compartimos todo”.

Una y otra vez, Phillips repitió que “fue muy lindo compartir una parte de mi vida con Eve. Viajamos a Río Senguer. Fuimos a casa de mi viejo. Un 12 de diciembre de 2015. Fuimos a Córdoba. Ella tenía la ideología de vida en contra del sistema, de los adelantos tecnológicos. Tomando mates en la casa de su abuela un día le dije que su mamá le compró un teléfono moderno que podía hacer publicaciones, tenía memoria para aplicaciones y eso. Le dije que todo el mundo iba a hablar de las cosas que hacía. Le insistí. No instalaba WhatsApp. No me daba bolilla. Luego del viaje a Córdoba yo tocaba en una banda. En un momento me dice que había un pibe de rulos que la seguía. Que se ponía muy cargoso. Ella se había rapado la cabeza, se acerca a saludarla. Le toca el pelo, la cara y la cintura. No me pude contener. Algo pasó, no me pude contener. Fue un momento tenso”, remarcó.

Describió su entorno: “En el ámbito nocturno del rock, el consumo de drogas es habitual. En todas las tribus urbanas.Si tomo más alcohol y no te drogás, no sos rockero. Ese día consumí, alcohol, marihuana, cocaína y ácido, que es un cartón y un dibujo. Va debajo de la lengua o al ojo. Luego estaba tocando, la veo que se subió al auto y se fue. Se me apagó la tele. Luego me entero que mi compañero de banda me llevó a su casa. Yo tenía la mochila con las llaves de mi casa, del taller y muchas cosas más. La necesitaba”.

“La escupí, es lamentable”

Remarcó sobre ese episodio que “me despierto en la casa de otro amigo. Me llamó mi mamá asustada que había hablado con Evelyn. Que estaba llorando. Me entero el episodio que discutimos con con su mamá, que entré por la ventana y que leescupí en la cara. La verdad que es lamentable. Retomamos la relación con Evelyn. Me dijo que nos íbamos a tomar un tiempo. ´Ese tiempo será hasta que hablés con mi mamá´. La llamo a Alejandra. Necesitaba hablar personalmente con ella, pedirle perdón . Me dijo ´ahora no. En otro momento´. Como andábamos muchas veces juntos con Eve, nos cruzamos muchas veces con Alejandra. Tomamos mates en su casa y hablamos. Me dijo: esa noche no eras vos. Eras otra persona. Te ganaste el lugar en la familia. Yo le pedí perdón. Es verdad, le dije que soy un cagón. Retomamos la relación con Eve. La confianza era la misma. Eve me dijo ´A mí no me hiciste nada, pero hablá con mi mamá´”.

Ejemplificó: “A veces ella tenía las manos ocupadas o sucias y sonaba el teléfono. Yo le decía atendé. Ella me decía :es un mensaje. Yo le respondía: leelo. Le leía el mensaje. No era que yo la revisaba el Facebook”.

“Se me apagó la tele”

El imputado indicó además que “en enero y febrero se fue con sus amigos artesanos y yo con miviejo.Nos encontramos en Epuyén. Ella iba sola. Conocimos El Maitén. Evelyn hacía días que estaba de viaje. Decidimos recorrer un poco. Fuimos a ver a un tío en El Hoyo. Luego nos enteramos de un recital que se hace en medio del bosque. Habíamos ido dos veces antes. Pasamos 10 días que la pasabamos muy bien, viajando. Luego, consumo de drogas y alcohol. Consumimos los dos. En un momento que tocaban bandas le agarra sueño, la acompaño a la carpa. Yo me volví con la gente que organiza. Seguí tomando cocaína, cerveza artesanal y había risas. Se me apagó la tele. No me acuerdo el momento que volví a la carpa. Ella se reía. Al otro día el sol pegó con todo. No estaba ella. Tenía sus cosas en mi mochila, tenía la carpa. Me dijeron que se había ido temprano”. Remarcó en ese sentido que “uando la llamo me dice: ¿No te acordás lo que pasó? No, no me acuerdo. Cuando estemos juntos vamos a hablar. Nos encontramos acá y retomamos otra vez la relación”. Recordó el acusado que “Eve una vez, cuando empezamos a salir quiso tomar vino a la par mía y se descompuso. No pudo tomar nunca más. Luego del episodio este, estaba enojada, me mando un mensaje decidiendo terminar la relación”..

Apuntó Phillips que “un lunes necitaba mechas que tenía en su taller, accesorios míos. No me abrió nunca la puerta. Ella dormía hasta tarde. Volví a insistir. No me atendió. Llegó el martes. Me mando el mensaje recordando lo lindo que fue el noviazgo”.

Tras el relato de su forma de vida, su familia, su entorno, ingresó con su testimonio al día del hecho. “Me fui a mi taller, había que hacer un relevo de materiales, planos, escalas. Había vino y gaseosa que había quedado de un asado que me lo tomé. Hay un invento para fumar marihuana que consiste en una botella y un balde de agua que hace un efecto con jeringa. Esa botella con el tiempo queda negra. Yo raspaba esa botella y me fumaba eso. Es muy tóxico. Ese día fume resina, tomé alcohol y me vine a Trelew. Yo tenía más de 20 mil pesos para comprar un auto. Fui al taller de Antonio, le pregunte a él si tenía algún dato de algún otro vehículo”, sostuvo.

Luego de eso “cuando cierra el taller, no me acuerdo si fui caminando o me llevó a la casa de Evelyn. No recuerdo cómo llegué a la casa de Eve. Recuerdo comer un sandwich de miga. Tomar vino. No recuerdo nada más. Se me apagó la tele. Me desperté en la camilla del hospital esposado y enyesado. Me contó la Policía qué pasó”.

“Perdón”

Dicho esto, expresó: “Entiendo el dolor y la pérdida. No entiendo lo que me llevó a hacer eso. Lamento mucho la mierda que fui en ese momento. Nunca fui violento. Nunca fui conflictivo. Si pudiera encontrarme con Eve le pediría perdón. Pido perdón a su mamá, a su papá, a su hermana. Le pido perdón a mi familia por darme la vida, a mis hermanas, a mi hijo, pido perdón a Dios, al mundo, no sé si sirve. Nadie va a revivir a Evelyn. Pido perdón”, concluyó.

Fuente: Diario Jornada